EL AYUNO

El ayuno, vigilado por un especialista, es quizás el más grande “remedio” ante esta y toda enfermedad. No obstante hay que tener en cuenta que en una artrosis muy avanzada el dolor incluso puede aumentar temporalmente durante el ayuno. Para recuperarse de una enfermedad crónica a veces no hay más remedio que pasar por una fase de agudización de los síntomas. Con frecuencia es necesario más de un ayuno para un alivio de los síntomas o una aceptable recuperación siempre que la articulación no esté totalmente destruida, y hace falta mucha paciencia en este proceso.

En dicho proceso es necesario ir abandonado los medicamentos, es imprescindible una paz terapéutica. El ayuno no es una terapia, los animales y los niños lo hacen por instinto, dejan de comer ante una enfermedad. El ayuno no cura, es el cuerpo vivo el que se regenera durante este proceso porque sólo él tiene poder de curación y este poder es parte del poder curativo y regenerativo de toda la naturaleza. Cuando practicamos el ayuno la energía del cuerpo se dirige hacia la autocuración y autosanación de los distintos problemas internos que tiene nuestro organismo, y no se va hacia los largos procesos digestivos de las diferentes comidas. Es muy sano ayunar un día a la semana o al menos un día cada 15. Los órganos se limpian y purifican. Se autoregeneran.

El ayuno o la alimentación en forma de ensaladas o frutas crudas durante una temporada son dos excelentes maneras de despertar la capacidad de autocuración que tiene el organismo vivo. Es una manera de equilibrar el exceso de comida de otros momentos. Hay un tiempo para cada cosa, tiempo para comer y tiempo para ayunar. La época de la cuaresma en la tradición cristiana (al menos antiguamente) era una época de purificación por el ayuno, los mormones y muchas culturas ayunan como sistema de purificación del organismo.

Arnold Ehret dijo hace más de un siglo que sólo existe una enfermedad en nuestro organismo y es la escoria o suciedad que hay en nuestros organismos debido a la sobre alimentación y consumo de carnes y grasas, y que la única manera de limpiarlos y sanar nuestro organismo es a través de los ayunos y el ajuste hacia una alimentación basada en frutas, vegetales sin almidón, legumbres, frutos secos y semillas. Según Ehret, la enfermedad es el intento del cuerpo para eliminar las escorias, mucus, toxinas y todos los medicamentos ingeridos desde la niñez. La acumulación de desechos obstruyen el sistema, son la causa de toda enfermedad y tienen su origen en el Colon. «AYUNO RACIONAL Y DIETA REGENERATIVA». Un buen número de enfermedades ligeras pueden ser curadas con la sola recomendación de «no desayunarse nunca» temprano. Mejor desayunar entre las 10 y las 11.00 una fuente de fruta fresca de temporada.  La segunda comida entre las 19 y las 20.00. Nunca beba durante las comidas y no mezcle demasiadas clases de alimentos en una sola comida. La enfermedad consiste en una masa de materia putrefacta y fermentada dentro de nuestro cuerpo localizada en el intestino y el colon debido a que al ser tan largo nuestro cuerpo no es capaz de digerir toda la comida. El ayuno regular y la aplicación de enemas es lo único capaz de disolver y eliminar la causa de toda enfermedad, es decir, toda esa escoria depositada durante años en nuestros intestinos.

«BAJO AYUNOS YO VI MEJORAR MUCHAS COLUMNAS VERTEBRALES DEFORMADAS»  ARNOLD EHRET