Sarva Mangalam

No siempre podrás controlar lo que te rodea, pero sí podrás controlar tu interior